Saltar al contenido

¿Qué bandolera elegir? Tips y consejos sobre bandolera de anillas.

15 abril 2014

Imagen

Una de las consultas que más frecuentemente recibo en el correo de MisCanguritos es sobre qué bandolera elegir, hay tanta variedad, de tejidos, mezclas, plegados, largos, etc. que resulta complicado escoger, sobre todo si no se conocen previamente las telas y las características de cada una. Cuando ya tenemos experiencia en fulares y mezclas resulta más sencillo escoger una bandolera y cuando hemos probado varias, diferentes plegados y distintos tejidos casi con leer la mezcla y grosor de un fular ya sabemos cómo será en bandolera y si nos irá bien o no, pero para todo aquel que se acerca por primera vez al porteo en bandolera vamos a dar unas pautas sencillas para poder acertar en la elección.

La bandolera es un portabebé que yo suelo llamar “de apoyo”; por lo general no es un portabebé único, quien usa bandolera suele combinarla y alternarla con otros portabebés como fular, mochila o mei tai, aunque también hay gente que sólo usa la bandolera durante todo el porteo sin necesidad de otro portabebé, pero no suele ser lo habitual. La bandolera carga el peso en diagonal, desde un hombro, por la espalda y terminando en la cadera opuesta al hombro. No es que cargue el peso en un sólo hombro, sino que lo distribuye de forma no simétrica como puedes hacer una mochila, un mei tai o un fular si se usan apoyando en ambos hombros. Esto hace que sea un portabebé adecuado para periodos de tiempo más cortos que otros portabebés de apoyo en ambos hombros. Hay excepciones, ya que una bandolera larga puede hacernos también el servicio de un shorty o fular corto y podemos hacer nudos de fular con ella, distribuyendo así el peso en ambos hombros, pero pasamos a usarla como fular, no como bandolera.

Imagen

Cuando el bebé es recién nacido y durante los primeros meses, si contamos con una buena bandolera y sabemos ajustarla bien, podemos portear durante ratos bastante largos con ella cómodamente, especialmente si nos acostumbramos a usarla en ambos hombros (no es tarea fácil, yo confieso que siempre la he usado apoyada en el hombro izquierdo y me cuesta horrores cambiar de hombro). Además es muy práctica para dar el pecho en posición semitumbado o erguido cuando el bebé es más grande.

A medida que el bebé crece la bandolera suele usarse durante periodos más cortos; es muy útil por ejemplo cuando comienzan a caminar, para esa fase de “sube-baja” en la que pasan de querer correr a querer estar en brazos de un minuto al siguiente. También es un portabebé muy socorrido para la época en la que los bebés quieren ver todo lo que ocurre a su alrededor y no les gusta que los llevemos delante; con la bandolera, situados a la cadera, su campo de visión es mucho más grande y suelen aceptar gustosos el porteo.

Para cada una de estas fases o momentos de uso de la bandolera podemos escoger diferentes tejidos o también podemos buscar una bandolera que nos sirva desde el inicio hasta el final del porteo. Vamos a ver todas las opciones.

Según el tejido podemos diferenciar las bandoleras que están confeccionadas con tejido de fular o las que no están hechas de fular sino de tejidos no diseñados específicamente para el porteo (podemos llamarlos tejidos simples).

Tejidos simples: hay bandoleras de algodón, lino y seda. Existen muchos otros materiales y también mezclas pero estos tres son los más habituales y con mejores propiedades para el porteo. Si no escogéis una bandolera de tejido de fular buscad siempre que sea de tejidos naturales, que no lleven mezclas de poliester, spandex u otros tejidos artificiales que pueden hacer que la tela sea más calurosa, demasiado elástica o demasiado tiesa… a ser posible, que sea 100% natural.

Bandoleras 100% algodón: suelen ser bandoleras suaves y fáciles de ajustar, ideales para aprender a colocar la bandolera ya que la tela desliza bien por las anillas y se ajusta con facilidad. Son recomendables para usar desde recién nacido y aproximadamente hasta los 6-9 meses (dependiendo del peso del bebé). Esto siempre que el tejido sea medio-fino (unos 180-200 gramos por metro). En este caso, además, la bandolera resultará fresca y ligera para poder usar incluso en climas muy cálidos durante el verano.

Bandoleras 100% lino: son bandoleras un poco más ásperas que las de algodón, al menos de nuevas, ya que con el uso suavizan mucho y quedan muy manejables. Las bandoleras de lino que confeccionamos en MisCanguritos son más gruesas que las de algodón (algunas pasan de 300 gramos por metro) por lo que ofrecen más soporte que las de algodón pero a la vez resultan frescas, siendo ideales para zonas cálidas, para el verano y  para la costa y las zonas húmedas. Resultan un poco más complicadas de ajustar al principio, sobre todo hasta que el tejido se “doma” o suaviza (esto lo conseguimos pasando muchas veces la tela por las anillas y planchando con vapor, además de con el uso frecuente), pero ofrecen un agarre y un ajuste muy preciso y son más cómodas con más peso que las de algodón. Se pueden usar con niños de incluso año y medio o dos años cómodamente.

Bandoleras 100% seda: de grosor medio, son manejables y fáciles de ajustar. Pueden utilizarse desde el nacimiento y hasta pasado el año con comodidad. Son ligeras pero transpiran peor que el lino por lo que resultan algo más calurosas. Son bandoleras elegantes que pueden ser el complemento perfecto para celebraciones pero también quedan bien con ropa informal ¡son multiusos!

Dentro de los tejidos simples, en MisCanguritos tenemos también un tejido especial confeccionado en mezcla de algodón y lino al 50%. Es un tejido grueso y más difícil de manejar en principio que los anteriores, pero tiene la ventaja de ofrecer un soporte excelente, comparable incluso a las mejores bandoleras de fular. Aunque puede costar más ajustar en los primeros usos, sobre todo si no se tiene experiencia con las bandoleras, una vez dominada nos servirá para todo el porteo, ya que es un tejido que resulta cómodo incluso con niños grandes.

En esta clasificación entrarían también las bandoleras de agua, la única excepción que nosotros admitimos dentro de los tejidos naturales, ya que están confeccionadas con un tejido artificial, el Solarweave, que tiene dos funciones principales, seca rápidamente y ofrece protección contra los rayos ultravioletas. Estas bandoleras, como su nombre indica, son para el uso en la playa o la piscina (siempre con la mayor precaución), para baños cortos con nuestros bebés en brazos. No son bandoleras para un uso intensivo ni para paseos largos, ya que el tejido es fino y no soporta tanto peso como un lino por ejemplo, pero resultan muy prácticas para bañarnos de manera cómoda y más segura que si llevamos al bebé sujeto sólo por nuestros brazos.

Tejidos de fular: en general, las bandoleras confeccionadas con tejido de fular, nos servirán para todo el porteo. Hay mucha variedad de tejidos, marcas, mezclas… pero lo habitual es que todas ellas sean cómodas con bebés pequeños y también con niños grandes por lo que, a pesar de ser más caras que las de tejidos simples, suelen ser una buena inversión de cara a usar el mayor tiempo posible.

1210886044_sling_2_web

Bandoleras de sarga cruzada: ofrecen en general buen soporte y son suaves y manejables para usar desde el inicio del porteo y hasta que el niño es grande. Hay sargas más finas como las de Hoppediz (esta marca antes se asociaba a fulares y bandoleras gruesas e indomables pero hace ya años que fabrican fulares más finos y manejables), Colimaçon, Natibaby, LennyLamb, Girasol (pasa algo parecido a Hoppediz, sus sargas ya no son tan gruesas como hace unos años), muy manejables y agradables de usar y otras un poco más gruesas como las Neobulle o Storchenwiege (con la excepción de las sargas diamante de los Leo, que sería más similares a las anteriores, manejables, finas pero con soporte), que requieren un poco más de “doma” pero ofrecen también un excelente soporte.

Bandoleras de jacquard: aquí la variedad es aún mayor. Hay marcas que fabrican fulares de jacquard finos de los que salen bandoleras muy manejables y fáciles de ajustar desde el inicio, como por ejemplo Kokadik, Diva Milano, Pollora, Didymos en sus versiones indios de grosor medio-fino… y también hay otras con fulares gruesos y más “duros de pelar” que cuesta mas manejar si nunca has usado bandolera y se recomiendan mejor para niños más grandes como los Didymos de jacquard grueso, las mezclas con lino de  calidad gruesa, etc.

3169_stamm_1

Los fulares con mezcla de lino, por lo general, dan como resultado bandoleras de excelente soporte, más duras y difíciles de ajustar al principio pero muy cómodas y suaves cuando el tejido se ablanda por el uso. En las mezclas con cáñamo, normalmente se consigue domar la tela con más rapidez y facilidad que el lino, ofrecen también un soporte muy bueno incluso con niños grandes aunque nos pasa como con los fulares, que tienden a retener más la humedad y para climas costeros pueden resultar incómodas y hacernos sudar más.

Las mezclas con seda salvaje normalmente ofrecen tejidos finos, que deslizan muy bien y ajustan con facilidad aunque con tendencia resbalar. La seda tussor funciona mejor habitualmente, ya que resulta un poco más “ruda”, resbala menos y ofrece más soporte. La lana resulta cálida y blanda, suele ajustar bien y ofrecer un poco de rebote que hace que sean muy cómodas en los hombros.

Esto, como ya comentábamos con los fulares, son características generales de estas mezclas y tejidos, ya que la variedad de grosores e hilos hace que cada fular y cada tejido sea especial y esto se notará también en la bandolera confeccionada con este fular.

El tema de las bandoleras se complica además con el plegado con el cual se unen las anillas a la tela. Para profundizar sobre el tema os remito a esta otra entrada: Plegados en bandoleras de anillas.

Pero si aún así os quedan dudas sobre la elección de vuestra bandolera, no dudéis en contactar con nosotros.

En este enlace os dejamos hoy los ganadores del sorteo de los 4000 seguidores en Facebook. ¡Gracias a todos por participar y hasta el próximo!

 

Fulares tejidos: tipos, mezclas y tallas.

26 febrero 2014

Este texto es la ampliación de un borrador que utilicé en el Hangout de Red Canguro el pasado 25 de febrero de 2014 (podéis verlo en este enlace). Dado que los temas que tratamos suelen generar muchas dudas cuando se empieza en el mundo del fular tejido he decidido ampliarlo y publicarlo aquí. Lo encontraréis también en el blog de Red Canguro.

La sarga y el jacquard

Denominamos fulares tejidos a los fulares no elásticos ni semielásticos, aunque realmente todos son “tejidos” ya que los hilos que conforman la tela se tejen en un telar, ya sea manual o mecánico. Pero se ha generalizado el uso de esta acepción y, por tanto, cuando hablamos de fular tejido nos referimos al fular portabebé no elástico ni semielástico.

Los fulares tejidos, a grandes rasgos, pueden ser de dos tipos, sarga o jacquard. La sarga y el jacquard se diferencian sobre todo en la forma en que los hilos de  la urdimbre (warp en inglés, los hilos fijos en el telar o base del tejido) y la trama (weft en inglés, los hilos que se van entrelazando sobre la urdimbre) se cruzan.

Fular Neobulle de sarga cruzada

Fular Neobulle de sarga cruzada

En la sarga los hilos forman diagonales y crean un característico dibujo en forma de espiga. El color y/o las rayas del fular son las mismas en ambas caras.

Dentro de la sarga hay subtipos: diamante (los hilos se cruzan formando rombos o diamantes, casi iguales en ambas caras) y diagonal (se forman diagonales pero la tela tiene un revés y un derecho). La sarga diamante se usa bastante en fulares portabebé y se obtienen  tejidos muy manejables y suaves incluso de nuevos, fáciles de anudar y ajustar. La sarga diagonal está en desuso debido a que una de las caras del fular tiene un aspecto más basto.

Fular Girasol de sarga diamante

Fular Girasol de sarga diamante

Fular Colimaçon de tejido antiguo: sarga diagonal

Fular Colimaçon de tejido antiguo: sarga diagonal

En el jacquard se utiliza un telar más complejo y es necesario tener unas plantillas con los dibujos que se quieren recrear. Los hilos de trama y urdimbre se cruzan para formar dibujos que pueden ser a uno, a dos o a tres colores. En cada cara ser verá el dibujo con un color diferente, como si fuera un positivo y un negativo.

Fular Pavo de jacquard a tres hilos

Fular Pavo de jacquard a tres hilos

Fular Didymos de jacquard a tres hilos

Fular Didymos de jacquard a tres hilos

Fular Didymos indio de jacquard a dos hilos

Fular Didymos indio de jacquard a dos hilos

Estas dos técnicas dan lugar a tejidos muy resistentes, tanto al peso como a la tracción, muy moldeables y adaptables y a la vez indeformables, ya que recuperan la forma tras el uso.

Esto hace que sean especialmente indicados para el uso en fulares portabebé.

Se suele decir que la sarga tiene mejor soporte que el Jacquard y  que se ajusta mejor, pero esto no es así o decir esto es generalizar demasiado. Los tejidos Jacquard han evolucionado mucho y ya no se confeccionan solamente tejidos finos que requieren especial cuidado en el ajuste y la colocación. La variedad de grosores, hilos, mezclas y materiales ha crecido tanto que es posible ahora mismo encontrar fulares de Jacquard de muy variados grosores y soportes.

El Jacquard ya no es un tejido secundario en el mundo del porteo sino que está llegando a desbancar a la sarga debido a la variedad de diseños y composiciones que se pueden lograr.

Características del fular tejido

Los fulares tienen unas características que los hacen especiales y los diferencian de cualquier otra tela. Además de la elasticidad únicamente en diagonal, no en horizontal ni en vertical, que puede encontrarse en la mayoría de tejidos y no sería un signo tan distintivo, otros aspectos a tener en cuenta son:

-          Suelen confeccionarse en tejidos orgánicos.

-          Los tintes están libres de metales pesados y son aptos para estar en contacto con la piel, la saliva del bebé…

-          Soportan test de calidad y soporte de peso (más de 600 kilos).

-          Los hilos se tiñen antes de tejer por lo que es más difícil que sufran desteñidos durante el lavado.

-          Incluyen instrucciones de anudado y etiquetado.

-          Disponen de garantía.

-          Tiene un ancho y largo indicado para recoger correctamente el cuerpo del bebé y permitir hacer los nudos recomendados con cada talla.

-          Bien colocados resultan cómodos en los hombros y distribuyen el peso correctamente.

-          Ofrecen agarre, la tela no tiende a desajustarse debido a su trama y su textura.

Los fulares portabebés pasan test en laboratorios independientes en base a la normativa europea EN13209-2:2006 relativa a portabebés. En esta normativa se regula, entre otros aspectos, la resistencia, la inflamabilidad, el etiquetado y las instrucciones.

Materiales de los fulares tejidos

Se diferencian según su origen en:

Fibras de origen vegetal: algodón, lino, cáñamo, ramio, kapok, bambú…

Fibras de origen animal: lana, alpaca, cachemira, seda y seda tussor…

Fibras artificiales: viscosa, metales…

ALGODÓN

El material base de la mayoría de los fulares es el algodón; lo más habitual, aunque hay excepciones de fulares que no llevan algodón (Natibaby por ejemplo fabrica fulares de viscosa de bambú y lino), es que un porcentaje del hilo, que suele ser igual o superior al 50%, sea de algodón.

Fibra de algodón (imagen de www.didymos.de)

Fibra de algodón (imagen de http://www.didymos.de)

Se tiende en casi todas las marcas de fulares a utilizar algodón orgánico. El algodón orgánico suele estar certificado por el GOTS, en español la Norma Textil Orgánica Global: http://www.global-standard.org/es/

En esta norma se regula todo el proceso de obtención del algodón orgánico, desde el cultivo y la producción, hasta el teñido y el etiquetado, pasando por los aspectos sociales. Básicamente se resume en los siguientes puntos:

-          Rotación de cultivos para no sobreexplotar la tierra.

-          Control biológico de plagas, sin pesticidas.

-          No se cultivan plantas modificadas genéticamente.

-          Cosecha a mano.

-          Comercio justo.

-          Control de tintes y fabricación.

-          Etiquetado.

También suelen contar con el certificado Oeko-Tex Standard 100 que garantiza que el tejido no contiene sustancias nocivas para la salud y que es fiable para el consumidor.

El algodón usado en la confección de fulares portabebé es de fibra larga, que resulta menos abrasivo en caso de fricción, más suave y más fácil de manejar que un algodón de fibra más corta. Debido a que los fulares rozan durante el ajuste nuestra piel y la de los bebés, es un aspecto muy a tener en cuenta, ya que un fular casero, aunque esté realizado en algodón 100%, posiblemente rozará más nuestra piel y la del bebé y dejará más marcas.

Los fulares de algodón 100% pueden variar mucho en soporte y comodidad según el grosor del hilo y el dibujo con el que se hayan tejido (esto se nota sobre todo en el jacquard). Fulares de hilo grueso y trama marcada pueden proporcionar tanto o más soporte y agarre que mezclas con lino, cáñamo, etc.

LINO Y CAÑAMO

El lino y el cáñamo son fibras vegetales muy resistentes y cuando se usan combinados con el algodón dan como resultado fulares de buen soporte, incluso siendo hilos finos, cómodos y resistentes.

Fibra de lino (imagen de www.didymos.de)

Fibra de lino (imagen de http://www.didymos.de)

El lino es una fibra fresca recomendada especialmente para el verano y climas húmedos y calurosos. Es habitual que tenga irregularidades y nudos. Suele ser áspero al tacto cuando el fular está nuevo pero con uso resulta suave y manejable. Requiere práctica para anudar sobre todo en fulares nuevos.

Fibra de cáñamo (imagen de www.didymos.de)

Fibra de cáñamo (imagen de http://www.didymos.de)

El cáñamo es muy resistente y absorbe mucha humedad (hasta un 30% de su volumen) por lo que es menos aconsejable para climas muy húmedos. Es también termorregulador por lo que puede usarse con comodidad tanto en invierno como en verano. Es duro en fulares nuevos pero se ablanda con facilidad y resulta fácil de anudar con poco uso.

Fular tejido 100% cáñamo

Fular tejido 100% cáñamo

Ambas fibras deben lavarse con detergentes líquidos ya que se deterioran mucho por la acumulación de detergentes en polvo.

RAMIO Y KAPOK

Son dos fibras aún poco usadas en los portabebés.

Ramio (imagen de www.didymos.de)

Ramio (imagen de http://www.didymos.de)

El ramio es una fibra vegetal procedente de una especie de ortiga asiática. Su extracción aún no está automatizada por lo que resulta cara de obtener. Se caracteriza por su resistencia y por su brillo, sería la “seda vegetal”. Tiene la estética de la seda y el soporte muy cercano al lino pero es una fibra más fina por lo que suelen producirse fulares de grosor medio-fino.

Kapok (imagen de www.didymos.de)

Kapok (imagen de http://www.didymos.de)

El kapok es también vegetal, procede de un árbol llamado ceiba y se ha usado tradicionalmente como relleno (miraguano o guata). Es una fibra cálida y esponjosa, muy buena reguladora de la humedad. Da como resultado fulares muy fáciles de ablandar, muy suaves y sencillos de usar, muy cómodos en los hombros.

BAMBÚ: NATURAL Y VISCOSA

El bambú puede procesarse de forma natural, extrayendo la fibra del tallo de bambú directamente, con un proceso relativamente moderno y respetuoso con el medio ambiente. Esta sería la fibra natural de bambú, que es resistente y termoreguladora.

Fibras de bambú (imagen de www.didymos.de)

Fibras de bambú (imagen de http://www.didymos.de)

Pero también se puede procesar de forma artificial, obteniendo la fibra de viscosa a partir de la celulosa del bambú. El proceso puede resultar altamente contaminante si no se controla. Se obtiene una fibra muy suave pero también muy resbaladiza, que resulta en fulares que tienden a desajustarse más fácilmente con niños pesados.

LANA, ALPACA, CACHEMIRA

Son fibras de origen animal extraídas del pelo de la oveja (normalmente merina), la alpaca y la cabra respectivamente.

Se trata de fibras cálidas, que repelen la humedad y protegen del frío, ideales para climas fríos y húmedos. Requieren cuidados especiales como el lavado a mano o con programas delicados y evitar el centrifugado.

Se obtienen fulares muy suaves, bastante elásticos, blandos en los hombros, con buen soporte sobre todo cuando se usan fibras gruesas.

La alpaca se caracteriza además porque no tienen lanolina y es más recomendable para alérgicos. Es más suave, ligera y cálida que la lana, especialmente la del primer esquilado del animal, llamada baby alpaca.

La vicuña es otro tipo de lana que se obtiene del animal del mismo nombre. Es muy exclusiva y cara.

SEDA Y SEDA TUSSOR

Son fibras extraídas de los capullos de los gusanos de seda. En el caso de la seda el gusano muere, mientras que en la seda tussor el gusano vive y rompe el capullo por lo que se obtiene una fibra más irregular.

Se obtienen fulares muy suaves y brillantes, con soporte sobre todo cuando se usa hilo grueso.

FIBRAS METÁLICAS

Se utilizan rara vez en los fulares y en un porcentaje muy bajo (en torno a un 5%). Su función en el fular es puramente estética, ya que ofrece acabados brillantes, metalizados y artificiales.

Tallas de los fulares

Las tallas de los fulares no están estandarizadas aunque, en general, de una talla a otra suele haber una diferencia de 50 cm. Algunas marcas como Colimaçon et Cie y Lana marcan sus tallas en los metros y los medios metros (3 metros, 3,5 metros, 4 metros, etc.) mientras que Didymos, Hoppediz, Storchenwiege, Neobulle, etc. utilizan otras medidas que pueden variar en unos 10 cm de unas marcas a otras.

Las tallas estándar de Didymos son:

Talla 2 –> 2,70 metros

Talla 3 –> 3,20 metros

Talla 4 –> 3,70 metros

Talla 5 –> 4,20 metros

Talla 6  –> 4,70 metros

Talla 7  –> 5,20 metros

La talla habitual para hacer la mayoría de nudos en personas de constitución media es la talla 6. Usando menos de una talla 42 y teniendo experiencia en el uso de fulares la talla 5 también es una talla multinudos (permite tanto nudos de una capa como de varias capas). Si se usa más de una talla 44-46 es recomendable hacerse con un fular de talla 7.

Las tallas cortas, como la 2 y la 3 se suelen usar para nudos rebozo, bandolera, cadera…

La talla 4 es la talla por excelencia para el canguro, tanto delante como detrás.

Con las tallas 5, 6 y 7 (según talla del porteador) es frecuente hacer cruz envuelta, doble hamaca, mochila cruzada, etc.

Artículo y fotografías de Marta González, prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa y sin citar la fuente.

 

Ventajas y desventajas del uso de pañales de tela

3 febrero 2014

Imagen

 

Los pañales de tela son aún una opción minoritaria frente a los desechables y, cuando los padres nos decidimos a usarlos con nuestros hijos, normalmente lo hacemos movidos por alguna o algunas de las ventajas que suponen. ¿Conoces estas ventajas? Aquí te resumimos varias. Ahora es tu turno valorar si te convencen.

Ventajas ecológicas: la ecología es uno de los principales motivos por los que los padres comienzan a usar los pañales de tela con sus hijos. Hay muchos estudios al respecto y, aunque algunos se centran en el tema de los lavados y concluyen que no son tan ecológicos como deberían, la mayoría constatan que los pañales de tela, tanto por el material como por la reutilización, son más ecológicos que los desechables.

Los pañales desechables generan más de 2500 kilos de residuos durante los primeros tres años de vida de un bebé. Además, se calcula que estos residuos tardan entre 200 y 500 años en biodegradarse.

Un pañal de algodón que deja de usarse por haber finalizado su vida útil, se degrada en menos de 1 año.

Por otro lado, la cantidad de pañales de tela que deben degradarse como residuo es infinitamente menor que de pañales desechables, debido a la reutilización incluso con varios hijos.

Y para muestra un botón: en el Reino Unido hay zonas donde se subvenciona la compra de pañales de tela ya que este gasto es menor que el que supone el tratamiento de los residuos que generan los pañales desechables.

Si nos centramos en los lavados (consumo de agua, detergente, electricidad…) y sin entrar en el alto coste ecológico de la fabricación de los pañales desechables, una buena rutina de lavado, con poco detergente, y el aprovechamiento de las coladas con otras prendas, puede hacer que el uso de pañales de tela sea altamente ecológico incluso a pesar del gasto del lavado. Aquí, el usuario, tiene que poner su granito de arena.

Ventajas económicas: puede que el desembolso inicial que requiere el uso de pañales de tela asuste un poco al primer vistazo, pero sólo hay que hacer unos pocos números para ver el ahorro económico que suponen.

Según marcas, se calcula que los pañales desechables que gasta un bebé hasta que deja el pañal cuestan entre 1500 y 2000 euros. Sin embargo, con pañales de tela sólo necesitamos un desembolso de unos 500 euros (comprando conscientemente y valorando bien las necesidades). Estos 500 euros además, quedan repartidos entre todos los bebés que usen esos pañales, ya que es habitual que los hereden hermanos o familiares, por lo que el coste final sería aún menor. Además, los pañales de tela se pueden revender y comprar de segunda mano.

 

Ventajas dermatológicas: Los materiales naturales con los que están confeccionados los pañales de tela (algodón, bambú, cáñamo) evitan alergias y dermatitis. Se usan menos productos químicos en su elaboración que en la de los desechables (hechos con derivados del petróleo); los pañales desechables contienen geles ultrabsorbentes cuyo impacto aún no se conoce bien.

Los cambios de pañal han de ser más frecuentes con los pañales de tela por lo que el bebé suele tener la piel más limpia.

Los pañales de tela son además más transpirables que los desechables por lo que la piel está mejor ventilada y los bebés no sudan tanto.

Otras ventajas:

-       En general se logra antes el control de esfínteres ya que el bebé-niño es consciente de la humedad de manera más eficiente con el pañal de tela que con el pañal desechable.

-       Son fáciles de usar, ya no se trata de gasas y picos que hay que lavar a mano, eso pasó a la historia, son pañales de aspecto y modo de uso muy similar a los desechables que se lavan después en la lavadora, sólo hay que almacenarlos, meterlos en la lavadora y tenderlos. Luego están listos para usar de nuevo.

-       Estéticamente son mucho más atractivos que los desechables y se pueden combinar con la ropa. En verano lucen muy bien :-D

-       Son más cómodos y agradables de llevar: sería comparable a nuestra ropa interior, nosotros vamos más cómodos con ropa interior de algodón que con ropa de celulosa y plásticos, los bebés también.

-       Hacer la compra es mucho más sencillo si no tenemos que cargar el carrito de la compra de enormes paquetes de pañales.

-       Nunca te quedas sin pañales.

 

Como hay que tener también en cuenta las posibles desventajas os enumeramos algunos para que la decisión sea informada:

Desventajas:

-       Son más caros en la compra inicial.

-       Dan un poco más de trabajo: hay que lavar, doblar y guardar.

-       No todos funcionan bien con nuestro bebé, en ocasiones hay que probar diferentes tipos o marcas hasta dar con el que mejor se adapta al cuerpo de tu bebé o a vuestras necesidades.

-       Cuando estás fuera de casa hay que guardarlos para luego lavarlos.

-       En vacaciones necesitas estar en un lugar donde haya lavadora.

-       Algunas guarderías no los aceptan.

-       Si no se lavan correctamente pueden dar problemas de olores.

-       Abultan más, puede que tu bebé necesite tallas de ropa más grandes.

-       Puede haber fugas hasta que se domina el ajuste del pañal.

-       Hay que cambiarlos más a menudo.

-       Si usas pañales de dos piezas se tarda más en poner que un desechable.

Esto es sólo un pequeño resumen para quienes se quieren iniciar en los pañales de tela o están valorándolo. Como siempre, la decisión debe ser personal, consciente e informada, no te dejes llevar por los tópicos, investiga y toma tu decisión después de valorar toda la información.

Os dejamos también hoy el resultado de los dos sorteos que teníamos pendientes. El ganador del sorteo de la mochila Tula Toddler y la mini mochila Boba de juguete que se ha llevado a cabo en Facebook podéis consultarlo AQUÍ.

Entre todos los pedidos realizados del 7 al 31 de enero en la tienda online hemos hecho otro sorteo de una mochila Tula. El sorteo se ha realizado mediante random.org y el pedido ganador ha sido el 180184. Contactaremos con los ganadores a lo largo del día. Enhorabuena a los ganadores y gracias a todos por participar. 

Nuevos pañales Easyfit V4: la vuelta al bambú.

23 enero 2014

Anuncio Binky Easyfit V4

Después de meses de pruebas Tots Bots por fin ha sacado al mercado los Easyfit V4. La primera intención era continuar con el minky en contacto con la piel y dejar el interior en bambú, pero tras escuchar las opiniones de los usuarios se han decidido por el bambú en contacto con la piel, como en la versión V2. La principal novedad es la combinación de materiales en un nuevo tejido que la marca inglesa ha denominado “Binky”.

Blend-Fabric-300x249

El Binky es una combinación de bambú-algodón y minky. El tejido de bambú-algodón está en contacto con la piel en la primera capa, mientras que el minky queda en  la capa interior, absorbiendo la humedad y reteniéndola en el interior del pañal.

IMG_5703_500-199x300

Esta combinación de materiales ofrece un equilibrio perfecto entre suavidad, absorbencia y durabilidad sin comprometer el tiempo de secado.

Además, los nuevos Easyfit V4 incluyen un absorbente extra que se fija mediante corchetes y se coloca fácilmente. Permite aumentar la absorción de cara a las noches.

IMG_5663_500-300x265

El Easyfit V4 en resumen:

• El pañal perfecto para el día.

• Incluye un absorbente de refuerzo para aumentar la absorción.

• Secado rápido.

• Exterior impermeable integrado.

• El velcro permite un cambio de pañal rápido y sencillo.

• Ligera elasticidad para un ajuste perfecto.

• Interior de suave bambú perfecto para la delicada piel de los bebés.

• Fabricado en Escocia.

• Se ajusta de 3,5 a 16 kilos.

• Con certificado Oekotex.

NUEVOS COBERTORES STRETCHY

Stretchy Wrap

Otra novedad que ha presentado la marca inglesa esta semana es el nuevo patrón de los cobertores Stretchy, con dos tallas que se adecuan a los pañales ajustados de la marca, los Bamboozle, e incorporan corchetes para el ajuste preciso de las tallas. Como en los Bamboozle, la talla 2 puede utilizarse como unitalla.

Wrap_Lining

Además, el interior del cobertor se ha modificado e incluye ahora un suave forro que no deja marcas ni siquiera en las pieles más sensibles.

El nuevo cobertor Stretchy en resumen:

• Cierre mediante velcros que pueden superponerse para aumentar el tiempo de uso.

• Triple hilera de corchetes en el frente para un mejor ajuste a diferentes tallas.

• La talla 2 puede usarse como unitalla para bebés grandes.

• Ajuste perfecto con el pañal Bamboozle Stretch.

• Talla 1: ajustable de 2.5 a 8 kilos.

• Talla 2: ajustable de 4.5 a 16 kilos.

• Fabricado en Escocia.

• Con certificado Oekotex.

NUEVOS ESTAMPADOS

EasyFit_Collection

¿Pensabas que esto era todo? Aún nos queda la parte más divertida, los nuevos estampados disponibles para 2014, tanto en Easyfit como en los cobertores Stretchy.

Para continuar con los exitosos estampados de cuentos en 2014 TotsBots presenta cinco

nuevos estampados unisex basados en los clásicos de la poesía infantil inglesa: Hey Diddle

Diddle , Humpty Dumpty , Sing a Song of Sixpence , IncyWincy Araña y Hickory Dickory Dock.

¿Cuál es tu favorito?

****************

Resultado del sorteo del pack de pañales a través de Facebook: pulsa AQUI. El ganador deberá contactar con MisCanguritos (miscanguritos@gmail.com) en el plazo de 24 horas, sino el premio pasará a la persona en reserva.

Tipos de portabebés ergonómicos

16 enero 2014

Existe actualmente en el mercado una oferta muy amplia de portabebés que hace que muchos padres tengan verdaderos problemas a la hora de elegir el más correcto para la edad de su bebé y el uso que pretenden darle. La principal consideración a la hora de comprar un portabebé es tener claro cuál es ergonómico y cuál no lo es. En esta entrada podéis aclarar todas las dudas al respecto. Y aquí tenéis un pequeño resumen con los aspectos más importantes a tener en cuenta para diferenciar un portabebé ergonómico de aquel que no lo es:

imagen21

QUÉ ES UN PORTABEBÉ ERGONÓMICO

- Aquel que respeta la posición correcta del bebé, garantizando su correcto desarrollo: la llamada posición ranita.

- Además debe ser cómodo para bebé y porteador, distribuir el peso correctamente.

- Debe proporcionar apoyo a todo el cuerpo del bebé, teniendo opción de sujetar la cabeza en bebés que aún no la controlan.

- Debe ser sólido y seguro, permitir varias posiciones y ser sencillo de utilizar. Debe estar realizado en materiales lo más naturales posibles.

Fular Colimaçon

TIPOS DE PORTABEBÉS ERGONÓMICOS

Una vez tengamos claro cuáles son los portabebés ergonómicos pueden surgir dudas sobre cuál elegir ya que hay diversos tipos que podemos clasificar atendiendo a cómo se colocan sobre el cuerpo del porteador:

Portabebés de apoyo en un solo hombro o asimétricos: son la bandolera, el pouch, el Tonga, el Suppori y el mei hip. El fular puede ponerse en un hombro pero lo más habitual es que se apoye en los dos hombros. También los portabebés tradicionales como el rebozo, el aguayo, etc. suelen colocarse en un solo hombro.

Portabebés de apoyo en los dos hombros o simétricos: fular, mei tai y demás portabebés asiáticos (onbuhimo, podaegi…), mochila ergonómica.

A parte podemos clasificar los portabebés africanos, como el kanga o el bambará, que no se apoyan en los hombros sino que se atan en el torso, aunque también pueden colocarse en un hombro.

Vamos a ver ahora en detalle cada portabebé:

PORTABEBÉS DE UN SOLO HOMBRO O ASIMÉTRICOS

- Bandolera: es una tela de unos 2 metros con anillas en un extremo; la bandolera de anillas es un portabebé de un sólo hombro, rápido de colocar, ligero y fresco.  La postura más habitual en bandolera es en la cadera pero puede usarse también al frente, en posición cuna y a la espalda. Es ideal para amamantar, sobre todo los primeros meses y también cuando los niños comienzan a caminar, para subirlos y bajarlos a menudo de los brazos. Suele usarse como complemento a portabebés de dos hombros o a carritos y carricoches.  Puede ser utilizada por personas de diferente talla. Puede ser de materiales diversos: algodón, lino, seda… y también de tejido de fular, que resulta más cómodo y ayuda a soportar mejor el peso. Se recomienda desde recién nacido y hasta el final del porteo (incluso 4-5 años).

Bandolera posicion semitumbado

- Pouch: es un cilindro de tela que puede presentarse por tallas o unitalla con un ajuste sencillo. Se trata también de un portabebé de un sólo hombro, de colocación sencilla, que no permite un ajuste tan preciso como la bandolera. Puede usarse desde que el bebé controla su cabeza, a partir de unos 3-4 meses.

Pouch MisCanguritos

- Tonga redecilla de algodón que se coloca en un hombro, en dos versiones: por tallas y unitalla con una pieza para ajustar. Es un portabebé de los más simples y rápidos de colocar, ideal para ratos cortos, para la playa o la piscina, para llevar en el bolso y usar en situaciones de emergencia. Se usa, preferiblemente, desde que el bebé se sienta sin ayuda y tiene un buen control sobre su espalda, aunque requiere que pongamos una mano en ella para dar seguridad, ya que no va sujeta. Es un portabebé de “emergencia” que suele complementar a otros como fular, mochila… No es recomendable como único portabebé a no ser que el porteo sea muy esporádico.

Tonga

- Suppori: redecilla de polyester similar al Tonga. Va por tallas. Las características son muy similares y el uso y limitaciones también son equivalentes a las del Tonga.

Suppori

- Mei hip: portabebé híbrido entre mochila y bandolera, reparte el peso entre la cadera, la espalda y un solo hombro. Puede utilizarse desde los 4-6 meses.

Mei hip

PORTABEBÉS DE DOS HOMBROS O SIMÉTRICOS

- Fular elástico: tejido elástico que puede ser 100% algodón, bambú o llevar un pequeño porcentaje de elastán, etc. El fular elástico suele ser unitalla, de unos 5 metros, y permite hacer preanudados, nudos en los que primero colocas el fular y luego introduces al bebé. Estos nudos son sencillos y ayudan a perder “el miedo a la tela” pero no se recomiendan para bebés mayores de unos 6 meses. Cuando los bebés van pesando es preferible hacer nudos en los que la tela se ajusta con el bebé encima. Tienen un uso más limitado que los fulares no elásticos, hasta aproximadamente los 9-12 meses de edad. Hay también fulares semielásticos, con menos elasticidad, como su nombre indica, que son menos adecuados para los preanudados pero suelen ofrecer un mayor soporte, esto es, pueden usarse con comodidad durante más tiempo.

Fular Aldoria Bambú

- Fular no elástico o tejido: Suele realizarse en algodón 100% o en mezclas con tejidos naturales (lino, cáñamo, bambú, lana…). Los fulares son los portabebés más versátiles, permiten múltiples posiciones y pueden usarse desde el primer día de vida del bebé y hasta que el niño y el porteador quieran (incluso 4-5 años) pero requieren cierta práctica y aprender varios nudos. Pueden utilizarse al frente, a la cadera y a la espalda. Hay diferentes medidas según los nudos que quieran realizarse y según la talla y altura del porteador aunque las más estándar están entre los 4 y los 5 metros.  Puedes encontrar más datos sobre los fulares en esta entrada.

Fular tejido Didymos

Mei tai:  portabebé de origen asiático muy similar a una mochila ergonómica pero sin correas ni piezas de plástico, sólo tela, un recuadro con una tira para atar a la cintura y dos para los hombros. Existen de diferentes marcas y también artesanales y se confeccionan tanto en tejidos de fular como en algodones, lonetas, linos, etc. Se recomiendan a partir de los 4-6 meses o un poco antes si el mei tai cuenta con reductor del ancho del puente (la zona donde se sienta el bebé).

Mei tai Hoppediz

- Ombuhimo: similar al mei tai pero sin la tira de la cintura y con unas anillas o trabillas en los laterales. Rápido de colocar e ideal para porteadores que no desean anudar a la cintura.

Onbuhimo

- Podaegirectángulo de tela con una tira arriba con la que se ata, es similar al ombuhimo pero sin trabillas ni anillas, es la tira de tela superior la que sujeta al bebé haciendo un cruce bajo sus  piernas para formar el asiento. Muy fácil y rápido de colocar.

Podaegi

- Portabebés africanos: kanga o paño africano y bambará son dos ejemplos. Son telas multiusos realizadas en algodón wax que sirven tanto para portear como para llevar cargas o enrollar a modo de falda. Se suelen colocar sobre el pecho (no sobre los hombros) y el bebé queda a la altura de la zona baja de la espalda.

Portabebé africano Kangura

- Mochilas ergonómicasson portabebés preformados, cuadrados o rectángulos de tejido donde se sienta el bebé, con tirantes generalmente bastante acolchados y tiras de nylon y hebillas de plástico para cerrar y ajustar. Hay variedad de marcas en el mercado, algunas recomendadas para bebés de pocos meses e incluso desde el nacimiento, pero, en general, la mayoría se recomiendan desde los 4-6 meses y hasta unos 3 años. Existen también versiones más grandes de algunas mochilas ergonómicas que se denominan toddler y sirven para niños de 2 a 5-6 años.

MochilaTula

PORTABEBÉS POR EDADES

Según la edad de tu bebé puedes elegir unos portabebés más recomendables que otros.

Recién nacido: fular y bandolera son los que mejor recogen el cuerpo del bebé y soportan su espalda inmadura. Hay algunas mochilas que pueden usarse desde los primeros meses como las híbridas entre mochila y fular (Caboo, Papoozle…) y también Emei baby y Bondolino (esta última a partir de 1-2 meses según desarrollo del bebé).

A partir de 4-6 meses: fular, bandolera, mei tai, portabebés asiáticos, mochila ergonómica… Vigilar siempre que el tamaño del puente del portabebé (sobre todo en mochilas y mei tais) sea adecuado a la apertura de piernas del bebé.

A partir de 7-9 meses: fular, bandolera, mei tai, mochila ergonómica, Tonga, Suppori…

A partir de 2 años: mochila toddler, bandolera de fular, Tonga y Suppori para ratos cortos…

Si tienes dudas sobre qué portabebé elegir contacta con nosotros AQUI.

Préstamo de pañales de tela

24 octubre 2013

ImagenHace ya un tiempo que pusimos en marcha un fondo de pañales de tela para préstamo; este fondo viajó por varios hogares y ayudó a la elección de los pañales más adecuados para cada familia. Después de aquella positiva experiencia ponemos de nuevo en marcha un segundo fondo de pañales de tela con nuevas marcas y nuevos tipos de pañales, en definitiva, aún más completo que el primer fondo, de nuevo para que os pueda servir a todos aquellos que sentís curiosidad o tenéis dudas sobre el sistema que más os conviene.

El fondo se compone de:

Pañales todo en uno (Bambooty y Easyfit de Tots Bots)

Pañales todo en dos (Bitti Tutto y Pop-in)

Pañal rellenable (Little Lamb)

Pañales ajustados (Bamboozle de Tots Bots y So Bamboo de P’tits Dessous)

Cobertores (Capri y Smartipants)

Gasa con pinzas Boingo

Absorbente de algodón sencillo y absorbente triple de bambú

Absorbentes de noche Pop-in

Forro siempre seco lavable

Rollo de forros desechables

Muestra de jabón para lavado

Instrucciones de uso

Bolsa de transporte impermeable

El pack puede probarse durante 15 o 30 días abonando una fianza que dependerá del tiempo de prueba escogido. Nosotros te los enviamos a casa y te los recogemos tras el periodo de préstamo. Tú sólo tienes que animarte a usarlos y descubrir todas sus ventajas.

Contacta con nosotros en el 646259458 o enviando un correo a miscanguritos@gmail.com

Mochila Tula Toddler a fondo

27 abril 2013

Imagen

Hace ya un par de años MisCanguritos trajo a España por primera vez los portabebés de la marca polaca Tula y, desde entonces, sin duda, uno de los más exitosos ha sido la mochila Tula Toddler.

La Tula Toddler es la mochila ergonómica (no artesanal) de cuerpo más amplio que puedes encontrar actualmente en España. Esto permite su uso incluso con niños de 5-6 años con total comodidad, ya que el cuerpo queda mucho más sujeto y recogido que con las mochilas de talla estándar. En la mayoría de mochilas estándar (Ergo, Manduca, Boba), el peso máximo recomendado que suele ser 20 kilos, permite llevar a niños grandes, pero los cuerpos son demasiado pequeños para niños en edad escolar, por lo que, o la espalda no queda bien sujeta, o las piernas sobresalen en exceso del puente, o ambas cosas a la vez. Para ratos cortos nos sacarán de un apuro si queremos llevar a nuestros niños grandes, pero si vamos a usar la mochila para paseos largos, excursiones, y nuestros niños aún no tienen suficiente resistencia para andar todo el camino es más recomendable utilizar una mochila de tamaño más acorde al del niño. Sus piernas quedarán en una posición más correcta y su cuerpo estará más recogido, lo que resultará más cómodo tanto para el niño como para el porteador.

Dentro de este rango de mochilas nuestra preferida es sin duda Tula Toddler. Se recomienda aproximadamente desde los 2,5 años hasta los 5-6 años, pero si el niño está grande puede usarse sin problemas desde unos 18-20 meses. El peso recomendado (marcado por normativas europeas de ergonomía) es de 11 a 22 kilos aunque resiste perfectamente pesos bastante superiores.

Veamos en detalle la mochila:

Lo primero que llama la atención es la variedad de diseños, partiendo de tres colores base, marrón, gris y negro, para tirantes y zonas de tensión del cuerpo, se logran diseños muy distintos y variados al combinarlos con diferentes telas de algodón 100% estampados.Imagen

El tejido es algodón 100% con cerficado Oeko-Tex Estándar.

Tiene un cinturón de 12 cm de anchura en la zona más ancha, que se va curvando ligeramente, con tres piezas, para adaptarse a la cintura del porteador. Se adapta a un ancho de hasta 142 cm.

Imagen

Incorpora un bolsillo en el cinturón, con cierre de velcro, tipo fuelle, para hacerlo más amplio. Podemos meter pañuelos, unas llaves, un monedero pequeño… En los dos modelos lisos que se comercializan, In the dark (negro) y Pike (gris) el bolsillo está situado en el cuerpo de la mochila en vez de en la cintura, y es más grande, aunque recomendamos no cargarlo demasiado y no meter objetos rígidos o puntiagudos que puedan molestar al niño.

Imagen

En el cinturón también destacan las costuras reforzadas en toda la zona de unión con el cuerpo. El cierre es mediante hebilla de la marca Duraflex, conocida por su gran calidad. Lleva una tira de ajuste, ya que la hebilla queda situada sobre el acolchado del cinturón para no molestar al porteador. Incorpora además una goma de seguridad que mantiene el cinturón unido en caso de que la hebilla se suelte accidentalmente.

Imagen

Si echamos un vistazo al cuerpo veremos dos zonas laterales, donde se situarán las corvas del niño (la zona bajo las rodillas) que están confeccionadas en algodón estampado, diferenciándolas de los laterales en algodón liso. Estas zonas llevan un acolchado, ligero, pero suficiente para hacer la mochila más cómoda para el niño, ya que es una zona de tensión y fricción.

Imagen

Imagen

El cuerpo, en la zona de unión con el cinturón, mide 43 cm y se va ensanchando a medida que subimos hasta llegar a los 49-50 en la zona superior del acolchado. Esto permite una correcta sujeción de las piernas en niños grandes, dando apoyo desde una corva a la otra y manteniendo la posición “ranita” con facilidad.

Imagen

La altura del cuerpo, hasta el cinturón, es de 45 cm. Esta medida permite que los niños puedan ir cómodos tanto con los brazos en el interior del cuerpo como en el exterior.

En la base, lleva dos pinzas que preforman ligeramente el cuerpo y permiten una mayor adaptabilidad al cuerpo del niño (se consigue mejor la posición ranita), no quedando éste aplastado contra el porteador.

Imagen

En el interior del cuerpo, en su parte superior, lleva dos corchetes donde se engancha la capucha, que es de algodón en color negro para todos los modelos. Es quizá una de las pocas limitaciones de esta mochila, que no dispone de otros colores de capucha para conjuntar mejor con los diferentes diseños. Actualización: en los nuevos modelos la capucha va a juego con el algodón liso de la mochila. La capucha está ligeramente preformada y lleva gomas laterales para cubrir bien la cabeza del niño si se duerme.

Todos los puntos de tensión y unión con tirantes y cintas de nylon van reforzados con costuras de seguridad.

Imagen

Pasamos a los tirantes superiores y nos encontramos con un detalle que destaca en esta mochila: las tiras de doble ajuste que permiten ajustar el tirante tanto en la parte inferior, donde la cinta de nylon se une con la parte media del cuerpo, como en la parte superior, donde el tirante se une al cuerpo. Esto permite que la mochila se adapte mejor a porteadores de diferentes tallas. Ajustando ambas zonas totalmente puede ser utilizada por porteadores de talla pequeña.

Imagen

Imagen

Imagen

En los tirantes se incluye una pequeña pieza de enganche para sujetar la capucha, que se tensa mediante gomas y se fija fácilmente. Llevan un acolchado grueso que ofrece comodidad para soportar el peso de los niños más grandes. Y además van curvados para adaptarse al porteador y resultar cómodos incluso bajo la axila.

Imagen

Ambos tirantes se unen mediante la típica pieza que suelen incluir todas las mochilas ergonómicas de este tipo. Una tira de nylon con hebilla de unión y ajuste a diferentes anchuras de pecho o espalda según se utilice delante o a la espalda. Esta pieza impide que los tirantes se separen y caigan y permite repartir mejor el peso.

Todas las cintas de nylon llevan gomas para sujetar el sobrante.

Imagen

Imagen

En uso, con niña de 4 años, vemos como el cuerpo de la mochila cubre perfectamente el cuerpo de la niña y sus piernas quedan bien sujetas de corva a corva, manteniendo una postura correcta y cómoda.

Imagen

Con niño de 6 años y medio, la tela ya no llega a las corvas pero recoge más de media pierna y la espalda queda bastante cubierta.

Las posiciones para esta mochila son al frente y a la espalda, siempre con el niño mirando hacia el porteador. No permite el uso a la cadera.

Imagen

Para terminar, recodamos que se puede lavar a máquina (importante con niños!) y que está fabricada en la Unión Europea (Polonia), cumpliendo con las normativas de seguridad relativas a tejidos y portabebés.

Artículo escrito por Marta González, prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa y sin citar la fuente

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores